Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

jueves, 3 de agosto de 2017

Dos sonetos de amor...

El amor de la vida

Solamente una vez amar se puede
es terrible falacia y desacierto,
solamente una vez se nace, es cierto,
y una vez nada más morir sucede.

Pero es posible que el amor se hospede
mientras el corazón esté despierto,
una y diez veces porque en ese huerto
justamente el amor puso su sede.

Cuando abundancia en el amor se da,
por más que fuese tan maravillosa,
de todos los amores uno está,

un amor que es la historia, que destroza,
un amor que se lleva y que se va
prendido al corazón hasta la fosa.
Nada había

Del yermo de mi vida nada había,
si acaso una pradera abandonada
tan solo entre sus ruinas visitada
por las ansias de amar, en fantasía.

Fuente sin agua, catedral vacía, 
en un amanecer sin alborada.
¿Cómo esperar que donde sólo hay nada
brote un amor hasta la idolatría?

Y sin embargo, por el cielo enviada
cruzó mi senda venturoso día
misteriosa mujer, igual que un Hada.

Y allí en mi corazón que nada había
con la fuerza impetuosa de cascada,
brotó mi amor en donde nada había.





















De Sicilia, el soneto pasó a la Italia central, donde fue también cultivado por los poetas del dolce stil nuovo: Guido Guinizzelli (1240-1276), Guido Cavalcanti (1259-1300) y Cino da Pistoia, entre otros, quienes emplean ya los dos cuartetos y los dos tercetos, éstos últimos con una estructura variable...Para saber más pulse aquí.

Despacito

Que delicioso en mis brazos
cuando despacio anochece
y yo despacio te beso
y tus pasiones se crecen.

Que hermosa se pone la noche
cuando las estrellas mirando
corean entre canciones
los besos que me estas dando.

Y las sirenas se asoman
para cantar esa dulzura
que pones sobre mi alma
cuando a los ojos me miras.
Despacito pasa el tiempo
mientras los luceros bailan
y yo pegado a tu pecho
espero la madrugada.

Desde tus hombros resbalan
mis besos hacia tus caderas
y mi mirada te habla
de deliciosas quimeras.

Vamos a meternos despacio
desnudos entre las olas
que el sol no queme los cuerpos
cuando le venza a la aurora.
















Despacito crayolita