Que no te engañen en tus compras de MEDIA MARKT, Es importante que lea este enlace pulsando aquí. La pc compaq de HP que compré solo hace un año, ya está en la basura.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Parto grotesco


Dos acerados ojos observaban el sumario entierro de Eva, un palmo de tierra la cubría en un pequeño cementerio a las afuera de la aldea, a el, solo le llevó diez minutos desenterrarla, se la llevó amparado en la oscuridad de la noche, hasta una elevación cercana y la empaló sobre una estaca clavada en la tierra, desnudó su cadáver y amarró un travesaño formando una cruz para poner sus brazos…la miró sin sentirse satisfecho, buscó una calabaza y se la puso sobre el cuello sujetándola con unos alambres sobre su carne, dibujó sobre la calabaza unos toscos ojos y una boca deformada, le puso un poco de paja a forma de sombrero y la miró de nuevo, se sintió satisfecho y danzó alrededor grotescamente...se alejó trotando moviendo los brazos como si quisiera volar, se sentía feliz y reía, hasta que el estampido de un disparo le borro la sonrisa de la cara.

Sintió silbar la bala junto a su oreja y se tiro al suelo, puso a prueba su finísimo oído y permaneció tendido con todos los sentidos alerta, nada se movía, nada se escuchaba.
El disparo provenía de la parte de arriba frente a la aldea, se alejó del lugar reptando hasta llegar a un grueso árbol, se puso de pie detrás del tronco y oteo el horizonte, no necesitaba verlo para saber quién era, con la oscuridad solo podía distinguir la cabeza de un hombre con sombrero, ya había tenido suficiente diversión por hoy y solo quería llegar a su cueva para descansar y ver a sus perros, sobre todo a la futura madre…

El embarazo de su perra había cambiado la forma de tratarla, estaba tumbada cuando llegó y se fue directamente a acariciarla, puso su oído sobre su vientre y la besó, podía pensarse al verlo que tenia sentimientos…pero cualquiera que conociera a este psicópata, podía afirmar sin ninguna duda, que no había sentimientos ni conciencia.

Estaba dormido cuando le alteró los quejidos de la perra, estaba inquieta y el macho muy pendiente de ella, había visto parir a los animales en el monte y sabía que pronto pariría. Se sentó junto a ella y pronto comenzó a salir liquido y un hocico desmesuradamente grande asomaba ensangrentado, al tener toda la cabeza fuera vio lo desmesurada que era, enseguida tenía todo el cuerpo fuera y se giró en el suelo como queriendo ser espectador del próximo que venía…pero no sería solo un espectador…

Cuando su hermano sacó la cabeza fuera, la mordió con fuerza y se oyó como crujía los débiles huesos de su cráneo, tiro con fuerza y al sacarlo, se veía una gran herida en el costado donde tenía que estar el corazón, pero allí en el hueco no había ningún corazón.

El hombre dándole unas palmaditas le dice sonriendo, este es mi cachorro…
Le dio el perrito muerto a su madre para que se lo comiera, los despachó en dos bocados y siguió con su faena de parir…

Una nueva cabeza asomaba, su forma se parecía a la de los niños humanos, con una boca parecida a un hocico de perro, morro corto y enormes dientes que apenas podían cubrir unos escasos labios, sin orejas, sin pelo, asomaron dos manos a medio formar…

El cuerpo totalmente pelado con una forma parecida a la de los cerdos aunque de torso parecido a un humano, sus piernas eran normales, aunque con cuatro dedos en sus deformados pies…el hombre lo cogió y lo lamió entero, gritaba de alegría, si, si, este es mío y se lo llevó a la perra para que lo viera… es nuestro, es nuestro, la perra hizo el intento de matarlo, pero solo se quedó en el intento, de un garrotazo con su maza, la dejo sin sentido y esperó nuevos cachorros que llegaron muertos y parcialmente devorados…se acostó orgulloso de su camada, sin saber lo que le deparaba el futuro...De mi novela Venganza salvaje que pueden leer entera aquí.

Gutierre de Cetina, sonetos

Aquel nudo que ya debía ser suelto
después que pude ver claros mis daños,
llevándose tras sí los tristes años
en perpetua prisión me tiene envuelto.

¿Quién pensará jamás viendo tan vuelto,
tan mezclado un amor con mil engaños,
pudiera el corazón en tan extraños
lazos permanecer preso y revuelto?

Mas si la voluntad de un firme amante
puede el tiempo mudar, si libre verme
puedo una vez de este enojoso nudo,

de aquel mismo valor, de aquel diamante
que es agora mi fe, pienso hacerme
a los ojos un yelmo, al alma escudo.
Con gran curiosidad, con gran cuidado,
por la rara beldad que en ellos vía,
curaba sus cabellos noche y día
el famoso David el hijo amado.

Cuando, crecidos ya, siendo aquejado
del valiente Joab que lo seguía,
de los cabellos que él criado había
para su mal se vio quedar colgado.

Así un luengo esperar, dudoso, incierto,
a costa del vivir crió el deseo
y puso toda en él su confianza;

hasta que, ya el engaño descubierto,
siguiéndome el dolor, quedarse veo
colgado el desear de la esperanza.























Gutierre vivió un largo tiempo en Valencia, en donde fue soldado a las órdenes de Carlos I participando, en 1541, en la Jornada de Argel. Durante su estancia en Italia entró en contacto con la lírica petrarquista que tanto habría de influir en él; leyó a Luigi Tansillo, Ludovico Ariosto y Pietro Bembo, pero su lírica se inspira fundamentalmente en la del toscano Francesco Petrarca, en la del valenciano Ausiàs March y en la del toledano Garcilaso de la Vega...Para saber mas pulse aquí.

Un gran día, relato de amor.


Hoy me he despertado con una sensación especial que no se como describir. El aire olía diferente, me recuerda a aromas de juventud y la luz de la mañana tenia un brillo muy especial, apagado en la intensidad del sol que me permitia abrir más los ojos y apercibir con más intensidad todos los colores, intenté buscar dentro de mis recuerdos todo lo que como nuevo estaba percibiendo. pero no lo encontraba, era un día único y me supo a preludio de un gran día. Comencé a caminar y mis pasos me llevaban sin proponermelo hacia el parque de Maria Luisa, quizás inconscientemente sabia que seria el lugar ideal para potenciar todas esas sensaciones maravillosas que sentía...

Caminaba ensimismado en mis pensamiento pero percibiendo todo ese hermoso entorno de forma muy especial, los olores de sus flores tienen algo nuevo que jamás había percibido, el murmullo leve de las plantas parecía que me hablaban a mi, me embargaba una sensación de paz y felicidad que no recordaba. Caminaba como si no quisiera añadir ruido de mis pasos a la hermosa naturaleza que me rodeaba y hasta mi respiración se hizo menos ruidosa y acompasada y el agua de lluvia de la noche, confería un olor y un brillo especial a las hojas de los arboles y arbustos...

Me interné por un sendero de tierra hacia una glorieta cercana, mi respiración se aceleró y un tan tan surgía de mi pecho reflejándose en las pulsaciones de mis sienes. No podía dar crédito a lo que mis ojos estaban viendo, allí estabas tu sentada con un libro en la mano, reconocí por la portada que era un libro que yo había escrito para ti...Abrí y cerré los ojos temiendo que solo fuera una alucinación mía, pero seguías sentada en el banco leyendo. 

Dirigí mis pasos lentamente hacia el banco y ya no me cupo duda de que eras tu, el aire olía a ti, te escuchaba suspirar con cada frase que leías y mi corazón ya era como un potro desbocado pero que no le daba alas a mis labios para decirte, amor, que alegría de encontrarte aquí. Pensé que no te habías enterado porque seguías leyendo ausente a mis palabras, aunque me dí cuenta que no las había pronunciado... 

Emocionado leí por encima de tu hombro lo que estabas leyendo y yo leía contigo intentando que escucharas mis palabras sin conseguirlo, movía mis labios pero no salían sonidos aunque no me cabía dudas de que tu si me escuchabas...Empecé a pensar que aún estaba dormido y que solo estaba teniendo un sueño, pero desistí enseguida, tu eras real, estabas allí sentada a mi lado, el aroma de tu cuerpo mezclado con el de los jazmines del entorno es único en este parque donde tantas veces nos hemos besado y la pareja que había enfrente sonreía al verme hablarte... 

No pude resistir poner mi mano en tu nuca para girarte la cabeza y llevar tus labios hasta los míos, pero en cuanto mi mano te tocó, desapareciste de mi vista y aunque supe entonces que no estaba soñando en la cama, si comprendí que estaba soñando despierto...

Para ti crayolita
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...