viernes, 9 de febrero de 2018

Al Cristo, Amado Nervo

Señor, entre la sombra voy sin tino
la fe de mis mayores ya no vierte
su apacible fulgor en mi camino:
¡mi espíritu está triste hasta la muerte!

Busco en vano una estrella que me alumbre;
busco en vano un amor que me redima
mi divino ideal está en la cumbre,
y yo, pobre de mí, yazgo en la sima...

La lira que me diste, entre las mofas
de los mundanos, vibra sin concierto;
¡se pierden en la noche mis estrofas,
como el grito de Agar en el desierto!

Y paria de la dicha y solitario,
siento hastío de todo cuanto existe...
Yo, Maestro, cual tú, subo al Calvario,
y no tuve Tabor, cual lo tuviste...

Ten piedad de mi mal, dura es mi pena,
numerosas las lides en que lucho,
fija en mi tu mirada que serena,
y dame, como un tiempo a Magdalena,
la calma: yo también he amado mucho.

En 1900 viajó a París, enviado como corresponsal del periódico El Imparcial a la Exposición Universal. Allí se relacionó con Catulle Mendès, Moréas, Valencia, Lugones, con Oscar Wilde, y otra vez con Darío...Para saber más pulse aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...