viernes, 2 de febrero de 2018

La España negra, XXVI

Vuela mi pluma aunque dudosa
por la vertiente de un negro cielo
y abriéndose mi pecho como rosa
liba con palabra una mariposa en vuelo.

Pretendiendo estoy con mi escritura
plasmar en poema con verso borrascoso
lo que sin haber vivido es desgarro
de una lucha que fue albedrío
y que hoy es tiempo de reposo.

España, la de olivo, mar y guijarro,
la suspendida en mi pluma con brío,
la que se revela contra todo desvío
que no sea, la de su patria enlutada
y encauzada al pasaje más sombrío.

Aquella que vencida por falsa sonrisa
en su victoria, poso hoy mi mirada,
en el general, que tomándola sumisa
hizo de ella una España esclavizada.
Mandaba, fusil, plomo, y tanque de acero
y a la tropa que ordenaba en comitiva,
con dientes de fiero carnicero
dejaba en la gente su miedo de saliva.

Arrasó la libertad y plantó sus poderes
cerrando la boca, del que con pocas ganas
no estaba de acuerdo con sus cuartanas,
o con el que no cumplía, sus mandatos deberes.

Dictador, así tu alma nunca descanse,
vagues siempre, por infierno sediento;
sin entrar al cielo donde alcance
a los hombres que dejaste sin aliento.



Clotilde Roman
Derechos reservados.

Lágrimas, Rosalía de Castro

Los que a través de sus lágrimas,
sin esfuerzo ni violencia,
abren paso en el alma afligida
al nuevo placer que llega;

Los que tras de las fatigas
de una existencia azarosa,
al dar término al rudo combate
cogen larga cosecha de gloria;

Y, en fin, todos los dichosos,
cuyo reino es de este mundo,
y dudando o creyendo en el otro
de la tierra se llevan los frutos;

Con qué tedio oyen el grito
del que en vano ha querido y no pudo
arrojar de sus hombros la carga
pesada del infortunio.
Cada cual en silencio devore
sus penas y sus afanes
dicen, que es de animosos y fuertes
el callar, y es la queja cobarde.

No el lúgubre vaticinio
que el espíritu turba y sorprende,
ni el inútil y eterno lamento
importuno en los aires resuene.

Poeta, en fáciles versos,
y con estro que alienta los ánimos,
ven a hablarnos de esperanzas,
pero no de desengaños.

Aunque fue una asidua cultivadora de la prosa, Rosalía de Castro sobresalió tambien en el campo de la poesía...Para saber mas pulse aquí.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...