Poesia, Reflexiones, Novelas y sentimientos con bellas imágenes,..GRACIAS POR TU VISITA

PARA QUE NO TE ENGAÑEN EN LAS COMPRAS EN MEDIA MARKT, ES IMPORTANTE QUE LEAS ESTE ENLACE PULSANDO aquí. LA PC HP COMPAC QUE COMPRÉ HACE UN AÑO, ESTÁ YA EN LA BASURA.

jueves, 6 de julio de 2017

Pasión en la arena, poema de amor.

Hoy te tendré en mis brazos
cuando el sol se esté agotando
y la luna se abra paso
para vernos suspirando.

Hoy te tendré sobre mi boca
cuando en la arena dorada
tu cuerpo toca mi alma
y me pierdo en tu mirada.

Veremos surgir en el cielo
la luna con mil luceros
y yo te miro y te beso
acariciando tu pelo.
Así pasaremos las horas
que contigo se hacen cortas
hasta que llegue la aurora
y el sol con tu nombre nombra.

Ya estaremos tan cansados
que no podremos dormir
y el sol se ha enamorado
de verte a ti tan feliz.

Dejaremos en la arena
cien suspiros y un lamento
al ver que ya en las alturas
no brilla ya el firmamento...
















¿Vamos crayolita?

Rima VI y XII, Rubén Darío

Rima XII

¿Que no hay alma? ¡Insensatos! 
Yo la he visto: es de luz... 
(Se asoma a tus pupilas 
cuando me miras tú.)

¿Que no hay cielo? ¡Mentira! 
¿Queréis verle? Aquí está. 
(Muestra, niña gentil, 
ese rostro sin par, 
y que de oro lo bañe 
el sol primaveral.)

¿Que no hay Dios? ¡Qué blasfemia! 
Yo he contemplado a Dios... 
(En aquel casto y puro 
primer beso de amor, 
cuando de nuestras almas 
las nupcias consagró.)

¿Que no hay infierno? Sí, hay... 
(Cállate, corazón, 
que esto bien por desgracia, 
lo sabemos tú y yo.)
Rima VI

Hay un verde laurel. En sus ramas
un enjambre de pájaros duerme
en mudo reposo, sin que el beso 
del sol los despierte.

Hay un verde laurel. En sus ramas
que el terral melancólico mueve,
se advierte una lira,
sin que nadie esa lira descuelgue.

¡Quién pudiera, al influjo sagrado
de un soplo celeste,
despertar en el árbol florido
las rimas que duermen!

¡Y flotando en la luz el espíritu,
mientras arde en la sangre la fiebre,
como un himno gigante y extraño
arrancar a la lira de Bécquer!



























La niñez de Rubén Darío transcurrió en la ciudad de León, criado por sus tíos abuelos Félix y Bernarda, a quienes consideró en su infancia sus verdaderos padres (de hecho, durante sus primeros años firmaba sus trabajos escolares como Félix Rubén Ramírez)...Para saber más pulse aquí.